986 29 11 82 / 666 497 286 info@clinicabalaidos.com

 

La boca es la puerta de entrada del humo del tabaco a nuestro organismo, por ello es evidente que sea una de las partes del cuerpo más afectadas por este hábito. En esta entrada del blog vamos a hablar sobre las consecuencias más importantes del tabaco sobre la cavidad oral y de la labor del dentista a la hora de tratar con un paciente fumador.

El tabaquismo es un hábito muy perjudicial para la salud que está muy extendido entre la población (En España se cree que 1 de cada 2 adultos es fumador habitual). De sobra es conocido su efecto a nivel sistémico y su relación con múltiples enfermedades.

A nivel oral, son muchas las manifestaciones que vemos en los pacientes fumadores, siendo las principales: manchas y tinciones en los dientes, disminución del gusto y olfato, mal aliento, retraso en la cicatrización de heridas y cambios en la composición y disminución de la saliva.

Es común que los pacientes fumadores tengan una mayor pérdida ósea, bolsas periodontales más profundas, y mayor movilidad en las piezas dentarias.

A parte de estas características, existen dos más que consideramos las más importantes y que vamos a desarrollar a continuación.

Enfermedad periodontal

El tabaquismo constituye una de las principales causas de presentar enfermedad periodontal y ello se debe a una disminución de la respuesta inmune frente a los agentes patógenos periodontales.

Es común que los pacientes fumadores tengan una mayor pérdida ósea, bolsas periodontales más profundas, y mayor movilidad en las piezas dentarias.

En los tratamientos de periodoncia, el consumo de tabaco influye retrasando la curación de las lesiones y aumenta la frecuencia de complicaciones postoperatorias. Varios estudios clínicos han demostrado que el fumar empeora el pronóstico en los resultados cuando realizamos un tratamiento periodontal. Los resultados de cirugías y otros tratamientos también son generalmente peores en pacientes fumadores.

Además, los pacientes fumadores tienen más probabilidad de sufrir recidivas de enfermedad periodontal durante los periodos de mantenimiento, sobretodo los fumadores de más de 10 cigarrillos al día.

Cáncer oral y precáncer

El tabaco, junto con la ingesta de alcohol, es una de las principales causas de cáncer oral. El humo del tabaco contiene más de 50 agentes cancerígenos, los cuales afectan directamente a las células epitealiales de las mucosas orales, alterando su ADN.

Está demostrado que el riesgo de padecer cáncer oral en fumadores supera de tres a cinco veces a los no fumadores, que el efecto es dosis-dependiente y que esto se multiplica de forma drástica junto con la ingestión de alcohol.

Las lesiones que podemos encontrar en la boca, y que tienen mayor riesgo de malignizarse, son las leucoplasias y se muestran como placas blanquecinas que pueden aparecer en la cavidad oral. Se atribuyen principalmente al tabaco y son precursoras de cáncer oral en un 10% de los casos, aproximadamente.

Abandonar el hábito de fumar es la única forma de reducir el riesgo de sufrir estos y otros problemas de salud relacionados con el tabaco. Si tienes interés en dejarlo, pide ayuda a tu médico o dentista, ellos pueden ayudarte.

¿Te parece interesante? Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter